Nos chiflan los ambientes nórdicos, blancos y calmados, con un poco de contraste en los materiales, usando maderas envejecidas con grandes personalidades.

Aunque seguimos apostando por el “Less y More”, el minimalismo 100% parece que ha llegado a su fin. Es una era de multi-culturas, de mestizaje y folklore.

Y para ello  qué mejor que añadir un poco de folk y color usando una gran alfombra Kilim